Historia

En 1965, el reverendo monseñor Caruana  (difunto obispo de Gibraltar), un joven sacerdote en esos tiempos, decidió que Gibraltar carecía de un centro social y se lanzó a recaudar fondos para este ambicioso proyecto.

Impávido, ideó organizar un festival de la canción en Gibraltar como su mayor impulso a conseguir estos fondos. Las primeras ediciones consistieron exclusivamente de talento local y, tal fue su éxito, que el festival se convirtió en un acontecimiento anual. Varios años después, el entonces Padre Caruana tuvo que ceder control del evento, tal eran sus responsabilidades parroquiales, y el festival ‘falleció de causas naturales’ en los 80s.

En 1990, se re-activó como parte del Gibraltar Festival of Music and Performing Arts (Festival de Música y Artes Escénicas de Gibraltar – GIFOMAPA). El presidente del comité fue el Ministro de Educación y Cultura, Joseph Moss. El Festival se celebró en tres ocasiones y atrajo un buen número de canciones, principalmente de países europeos, pero fue nuevamente suspendido después de la edición de 1993.

Al jubilarse, Joe Carseni, ganador de tres festivales, asumió la responsabilidad de re-activar este evento. Tal fueron su entusiasmo y determinación que se estableció una Junta Directiva y se pusieron en marcha los trámites para el primer Gibraltar Song Festival (Festival de la Canción de Gibraltar) – posteriormente re-nombrado el Gibraltar International Song Festival (Festival Internacional de la Canción de Gibraltar) en reconocimiento de la expansión en el número de países de los cuales se estaban recibiendo canciones.

El re-activado festival se celebró en el nuevo polideportivo, el Tercentenary Sports Hall, el sábado, día 29 de septiembre, 2007, y atrajo intérpretes y autores/compositores de numerosos países. Se recibieron canciones del Reino Unido, España, Portugal y, por supuesto, Gibraltar, pero numerosos temas fueron también recibidos de países tan lejanos como Chile, Brasil, Colombia, los EEUU, y Australia…entre otros… y gozó de un aforo completo de 1.000 personas. Posteriormente al festival, se donaron fondos entre causas benéficas de la localidad, ya que uno de los fines más importantes del festival es el donar a estas causas.

EL FESTIVAL

es una ‘VENTANILLA de OPORTUNIDAD’

para gente de talento, tanto locales como internacionales, y asistirá, no sólo para promover la industria turística local, sino también para reafirmar la reputación de Gibraltar en el mundo de la música.